Archive

Please reload

Tags

Mi Visita a IGSS

May 5, 2018

Por Emily Bartlett, MD

 

 

Recientemente, tuve la oportunidad de visitar el hospital del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS) en la Ciudad de Guatemala para aprender más acerca de su iniciativa para establecer un programa de entrenamiento en Medicina de Emergencia en Guatemala.  Actualmente, estoy completando mi residencia de Medicina de Emergencia en los Estados Unidos, y me emocióné al escuchar que existe interés en desarrollar esta especialidad en Guatemala.

 

Me encanta mi trabajo en Medicina de Emergencia porque es verdaderamente un campo donde te preparas para atender a cualquier persona en cualquier momento.  La Medicina de Emergencia se desarrolló como campo en los EE. UU. al reconocerse la necesidad de médicos listos para manejar un amplio rango de problemas en todo el espectro de la población, ya que la gente no elige cuándo o dónde les ocurren emergencias.  Como médico, trabajar en esta especialidad es emocionante y satisfactorio porque se me brinda la oportunidad de atender a cualquier persona que pase por las puertas de mi departamento, cada día es diferente y siempre tengo que pensar ágilmente y ajustarme a nuevas situaciones.

 

Mientras estuve en Guatemala, conversé con doctores que también reconocen el valor de contar con este tipo de entrenamiento.  Señalaron que el entrenamiento médico tradicional frecuentemente separa a la gente en silos y prepara a los doctores a atender a adultos o niños o mujeres embarazadas, pero no a atender a todos estos grupos si se necesita en una emergencia.  Ellos sienten que la gente de Guatemala estaría muy bien atendida por médicos entrenados en hacer diagnósticos importantes y proveer a los pacientes con el tratamiento adecuado, o para conectarlos de manera segura al lugar donde pueden recibir dicho tratamiento.  Por ejemplo, mientras visité la UTI pediátrica, conocí a un niño pequeño quien fue ingresado luego de una resección intestinal realizada por una lesión necrótica del intestino por una intususcepción que no fue inicialmente diagnosticada al momento en que la familia vio al médico por primera vez porque su niño estaba llorando más de lo normal.  La estadía de este paciente en la UTI podría haber sido evitada si el diagnóstico hubiese sido hecho más tempranamente y si el doctor que los vio inicialmente hubiese sabido considerar este diagnóstico en niños de esta edad, algo que es central en el entrenamiento en Medicina de Emergencia.

 

 

 

Aunque definitivamente