Síguenos en Twitter

©2019 AGME

Sitio patrocinado por Wayne State University

Los cimientos de la Medicina de Emergencia son sus médicos especialistas.  El objetivo de un programa de maestría (residencia) en Medicina de Emergencia es formar médicos capaces de atender cualquier paciente que se presente a un departamento de emergencia, ya sea un caso médico o traumático, pediátrico o adulto, crítico o estable.  Los especialistas en Medicina de Emergencia son expertos en la estabilización inicial, la investigación diagnóstica de condiciones graves, el tratamiento urgente y el alivio máximo de síntomas agudos.  Esto implica adquirir una cantidad considerable de conocimientos de cada una de las demás ramas de la Medicina y es resumido en el currículo de la especialidad.  De igual manera, el emergenciólogo debe conocer sus límites y saber cuándo consultar a colegas de otras especialidades y cuándo transferir el paciente a centros hospitalarios de referencia, como, por ejemplo, un caso de apendicitis que requiere tratamiento quirúrgico, un infarto miocárdico que requiere de cateterización coronaria, una paciente eclámptica que requiere terapia intensiva y cesárea urgente o un neonato séptico que requiere cuidados avanzados.  Finalmente, el médico que dedica su carrera a pacientes de emergencia debe también adquirir conocimientos no clínicos, entre ellos administrativos, pedagógicos, financieros y de bienestar profesional, que les permitan ejercer plena y satisfactoriamente en su intenso ámbito durante el resto de sus vidas profesionales.

Aunque cada programa de residencia es distinto, aquí puedes encontrar información general acerca del currículo, horario, duración, rotaciones, clases y métodos de evaluación que la mayoría de los programas tienen en común.

Para información acerca de programas de residencia (maestría) en Medicina de Emergencia de la Universidad de San Carlos de Guatemala en el Hospital General San Juan de Dios y en el Hospital Juan José Arévalo (Z.6) del IGSS, por favor haz clic aquí.

 

INFORMACIÓN BÁSICA


• La Medicina de Emergencia es una especialidad BÁSICA, es decir, no es una subespecialidad, y la gran mayoría de los residentes son médicos generales recién graduados.
• Al igual que otras residencias, los programas de Medicina de Emergencia están basados en un sistema hospitalario (que provee al residente con un salario) y administrados por entidades académicas de posgrado (que cobran al residente una matrícula).
• La duración es de 3 años + 1 año EPS
• Se requiere de un proyecto de investigación para el grado de maestría
• Apoyo internacional de la Universidad de Pennsylvania (Filadelfia), de la Universidad Estatal de Wayne (Detroit), del colegio americano de médicos emergenciólogos (ACEP) y la Universidad de California en Los Ángeles / EMRAP Global Outreach

CURRÍCULO


• El pensum varía de programa en programa, pero en general consta de 36 rotaciones mensuales, de las cuales aproximadamente 20 son en departamentos de emergencia y 16 son en departamentos externos.  Entre estas últimas:
    o Intensivos médicos, quirúrgicos, pediátricos y neonatales
    o Ortopedia y traumatología
    o Cirugía general y de trauma
    o Radiología
    o Ginecoobstetricia
    o Anestesiología
    o Psiquiatría
    o Pediatría
• El residente aprende a manejar cualquier tipo de reanimación
• Se maximiza el aprendizaje y utilización del ultrasonido clínico a la cabecera del paciente como herramienta diagnóstica y como guía para procedimientos invasivos (catéter venosos central y periférico, toracentesis, pericardiocentesis, etc.)
• El residente se vuelve experto en procedimientos de emergencia, incluyendo intubación endotraqueal, cricotiroidotomía, colocación de vías centrales, toracostomía, toracotomía, pericardiocentesis, toracentesis, paracentesis, artrocentesis, reparación de heridas, reducción e inmovilización de fracturas y dislocaciones, etc.
• El residente aprende a realizar y monitorear una sedación de procedimientos en pacientes adultos y pediátricos
• En el primer año, el residente recibe inducción, adquiere experiencia de fondo en otras especialidades y observa la evolución de las distintas patologías.  Se enfoca en perfeccionar la obtención de información clínica a través de la anamnesis y el examen físico, la generación de diagnósticos diferenciales, la selección de herramientas diagnosticas útiles y la estabilización inicial de pacientes.  A medida que el año avanza, también sus responsabilidades avanzan.
• En el segundo año, el residente se responsabiliza en mayor grado por el paciente críticamente enfermo o herido, y mejora su eficiencia de trabajo, enfocándose en el aprendizaje de habilidades avanzadas y medicina basada en evidencia.  Supervisa a estudiantes.
• En el tercer año, el residente practica bajo menor supervisión, perfeccionando sus habilidades y dirigiendo y mejorando el flujo de pacientes en el departamento.  Adquiere conocimientos en áreas no-clínicas de la especialidad.  Supervisa a estudiantes y residentes de menor nivel. 
• En el EPS, el residente practica como especialista sin supervisión directa en un hospital regional, con apoyo a distancia de los coordinadores del programa.  Adapta sus habilidades al ámbito donde labora y apoya la gestión del departamento.  Participa de forma virtual en actividades docentes del programa.
• Se incluyen además 2 rotaciones electivas, que se promueve sean internacionales, con posibilidad de rotar en EE. UU., Costa Rica, México, Perú, Chile y Colombia, y con participación en conferencias internacionales
• Además de adquirir experiencia didáctica dando charlas durante la duración del programa, durante cada turno el residente supervisa a estudiantes y residentes debajo de su nivel, con el objetivo de perfeccionar sus habilidades docentes.
• Se enseñan también aspectos no clínicos como gestión de sistemas de salud, medicina prehospitalaria, gestión de desastres, simulación médica, enseñanza, abogacía, investigación, finanzas y bienestar profesional

HORARIOS


• Debido a que los pacientes de emergencia no son programados y acuden a los departamentos a toda hora del día y de la noche, incluyendo feriados y fines de semana, el horario durante las rotaciones en departamentos de emergencia no puede tampoco ser programado y requiere de cobertura en horas no hábiles, cuando muchos otros especialistas están en casa con su familia, durmiendo o de vacaciones.  Por otro lado, el trabajo en los departamentos de emergencia es intenso y agotador, y se ha demostrado una disminución significativa de la concentración y productividad de los médicos de emergencia luego de unas horas laborando, con una consecuente reducción de la calidad de los cuidados clínicos.  Por lo tanto, en general los médicos de emergencia laboran por turnos, generalmente de 8 a 12 horas.  La cobertura individual de cada departamento depende del flujo específico de pacientes, pero los residentes deberán turnar de día, tarde y noche, generalmente en ese orden para preservar los ritmos circadianos lo más posible.  Debido a que el residente trabaja continuamente durante los turnos, y para asegurar el tiempo necesario al estudio y descanso, las horas de trabajo clínico generalmente se limitan a 80 por semana.
• Durante las rotaciones externas, el residente de Medicina de Emergencia se adapta al horario de sus colegas respectivos (horarios hábiles, llamadas cada cierto número de noches, fines de semana libres, etc.)
• Para adaptarse al horario basado en turnos y maximizar la asistencia, a los residentes generalmente se les protege por un bloque de 5 horas una vez a la semana para recibir clases y talleres educativos, en lugar de una hora de clase diaria como la mayoría de los demás programas.  Estas clases semanales son una combinación de presentaciones de revisión de literatura, casos de morbilidad y mortalidad, talleres de procedimientos y ultrasonido, simulación de casos, práctica de casos orales, docentes invitados de otras disciplinas y club de revistas, basado en el modelo pedagógico de salón de clase invertido.
• Durante el EPS se requiere asistencia virtual a la conferencia semanal.

MÉTODOS DE EVALUACIÓN

• Los residentes serán supervisados constantemente por residentes superiores y jefes de servicio, quienes proveerán retroalimentación inmediata durante el cuidado de pacientes.  Al final de cada turno se solicitará una evaluación formal al médico supervisor y se discutirá con el residente
• Se requiere de un número mínimo de procedimientos invasivos, evaluados por los jefes de servicio
• Se requiere la participación en bancos de preguntas en línea durante la residencia para evaluar fortalezas y debilidades académicas
• Los residentes son bienvenidos a participar en el comité mensual de revisión colega de casos
• Al final de cada año, el residente tendrá una reunión con los coordinadores para recibir el resumen de su evaluación y a la vez permitir que exprese su opinión acerca del programa, preguntas y comentarios pertinentes
• Al final de cada año, se realizará un examen escrito de práctica para la sección escrita del examen final de certificación
• Se realizarán casos orales de práctica para la sección oral del examen final de certificación

PROCESO DE SELECCIÓN DE RESIDENTES

• Al igual que los demás programas de residencia en el país, la institución académica que los administra anuncia los requisitos específicos para los candidatos al realizar la convocatoria nacional.  Además de estos requisitos generales, recomendamos contar con los siguientes:
    o 3 cartas de recomendación, preferiblemente de médicos instructores que laboran en departamentos de emergencia o jefes de otros departamentos
    o Carta de intención de 700 palabras o menos
    o TOEFL
• Los candidatos calificados serán entrevistados por los coordinadores del programa
• Los candidatos serán seleccionados por su excelencia académica, pasión por la Medicina de Emergencia, inteligencia emocional, capacidad de trabajar en equipos, sentido de aventura, interés en la enseñanza y otros aspectos que indiquen que el residente será capaz de dominar los aspectos clínicos de la especialidad, tolerar la intensidad del trabajo, encontrar soluciones prácticas a problemas diarios, proveer cuidados compasivos a sus pacientes, abogar por la especialidad, perpetuar la enseñanza de los conocimientos adquiridos y ser los futuros pioneros de la Medicina de Emergencia en Guatemala.

REPORTAJE de IGSS-TV sobre el programa de residencia

en medicina de emergencia en IGSS

Las 10 perlas de Amal Mattu para los R1s

  1. Apréndete los nombres de enfermeros y técnicos, comunícate con ellos, agradéceles seguido (¡por salvarte el trasero!)

  2. No manejes pacientes graves por tu cuenta; busca al residente de ultimo año y al jefe; ¡la ME es un deporte de equipo!

  3. No juzgues a pacientes ni a consultantes sin haber caminado un kilómetro en sus zapatos.

  4. Peter Rosen: “Nadie se despertó esta mañana y escogió arruinar tu día.” La felicidad es tu elección.  Se feliz, mantente positivo.

  5. Nadie espera que sepas mucho (aún).  Pero esperamos que seas 100% confiable.

  6. Nunca nunca nunca jamás mientas.  Si no sabes algo o no hiciste algo, sé honesto

  7. ¿Quieres volverte inteligente? Haz 2 cosas:

    1. Lee sobre por lo menos un paciente después de cada turno

    2. Haz muchas preguntas a residentes, jefes y consultantes

  8. Nunca nunca nunca jamás seas arrogante.  Estarás equivocado muchas veces en tu carrera.  Aprende humildad ahora.

  9. Come e hidrátate durante cada turno

  10. Nunca olvides qué privilegio y responsabilidad es que gente que no te conoce te pida ayuda en el peor día de sus vidas.

RESIDENCIA EN MEDICINA DE EMERGENCIA