Archive

Please reload

Tags

El Trauma Es Ocasionalmente Una Enfermedad Quirúrgica: ¿Cómo Podemos Predecir Mejor Cuándo?

November 30, 2018

 

El trauma es ocasionalmente una enfermedad quirúrgica: ¿Cómo podemos predecir mejor cuándo?

 

Steven M. Green, MD

 

Del Departamento de Emergencia, Centro Médico & Hospital de Niños de la Universidad de Loma Linda, Loma Linda, CA, EE. UU.

 

Originalmente publicado en Annals of Emergency Medicina.  Traducido y publicado con permiso del Dr. Green.  Artículo original aquí.

 

INTRODUCCIÓN

 

En el 2008, el Colegio Americano de Cirujanos (ACS, por sus siglas en inglés) abandonó su aserción tradicional de que “el trauma es una enfermedad quirúrgica”, tácitamente reconociendo la naturaleza mayoritariamente no-operatoria de los cuidados de trauma modernos.  En mi gran centro médico terciario, por ejemplo, la prevalencia de intervención operatoria de emergencia por un cirujano de trauma es únicamente el 3.0% de las activaciones del equipo de trauma en adultos y tan sólo el 0.35% de las activaciones pediátricas, con dichas frecuencias disminuyendo al 1.2% y 0.09%, respectivamente, si se excluyen los mecanismos penetrantes.  Para el trauma contuso en mi hospital, una operación emergente por un cirujano de trauma ocurre en promedio cada 7 semanas para adultos y cada 3 años para niños.  Cifras comparables han sido reportadas en otras partes.

 

Dada esta infrecuencia de cirugía de emergencia, la tradición únicamente americana de convocar rutinariamente a los cirujanos para estar presentes al momento en que los pacientes de trauma más gravemente heridos llegan al Departamento de Emergencia (DE) ha sido comparada por un cirujano a frecuentes “onerosas… alarmas de incendio en el DE sin propósito”.  Los cirujanos son repetidamente interrumpidos a toda hora de su sueño u otras labores para evaluar a pacientes a los que rara vez se les realiza una operación o procedimiento tiempo-dependiente.  Reclutar a cirujanos para carreras mayoritariamente no-operativas con un estilo de vida pobre ha sido un reto, y no es sorpresa que la cirugía de trauma enfrenta una seria escasez de fuerza laboral.  No obstante, es por supuesto crítico que cirujanos hábiles estén disponibles prontamente porque los pacientes lesionados ocasionalmente morirán sin una intervención operatoria rápida.  Los requisitos de centro de trauma del ACS dictan que los paneles de llamada estén llenados por cirujanos, y cuando no hay suficientes cirujanos de trauma de carrera disponibles, un hospital debe reclutar turnistas, es decir, otros cirujanos generales que trabajan turnos de trauma para ganar ingresos adicionales; por lo tanto, la paradoja de Moore que el requisito del ACS de una respuesta obligatoria por un cirujano de trauma ha conducido a que una porción cada vez mayor de cuidados de trauma sean provistos por cirujanos generales con “… experiencia marginal en trauma y, por lo general, escaso entusiasmo.” Es improbable que esto represente cuidados óptimos.

 

¿Cómo podemos asegurar una cantidad y calidad suficientes de cirujanos de trauma de carrera? Una solución es dejar que los cirujanos concentren sus energías en lo que disfrutan más: la cirugía. Yo creo que el futuro de los cuidados de trauma americanos yace en una distribución más eficiente de los papeles en los cuidados de trauma, combinado con la expansión del triage de trauma secundario basado en evidencia.  Tal cambio de paradigma no debe afectar la calidad de los cuidados de trauma y debería de controlar mejor sus costos.  El razonamiento y los mecanismos potenciales para tales reformas son discutidos a continuación.

 

REDISTRIBUCIÓN DE LOS PAPELES EN LOS CUIDADOS DE TRAUMA

 

El ACS ha promovido desde hace mucho un paradigma centrado en cirujanos, en el cual el cirujano de trauma dirige todas las fases secuenciales de lo