Archive

Please reload

Tags

Intubación de Secuencia Retrasada: lo básico para residentes

 

Todos aprendemos nuestros ABCs de niños, pero luego de un par de años en la escuela de medicina y en la residencia, estos toman un significado muy diferente – vía aérea (airway), ventilación (breathing) y circulación.  En medicina de emergencia, hay muchos métodos distintos de manejar la vía aérea de un paciente, incluyendo una de las modalidades más nuevas: la intubación de secuencia retrasada (ISR).

 

Definiendo la ISR

 

La manera más fácil de pensar en la ISR es como una sedación para procedimientos, siendo el procedimiento la preoxigenación, luego del cual el paciente puede ser paralizado e intubado.  Como con cualquier sedación para procedimientos, queremos que nuestros pacientes estén tranquilos, respirando espontáneamente y protegiendo su vía aérea, haciendo de la ketamina el agente de inducción ideal, ya que ésta preserva el impulso respiratorio y los reflejos de la vía aérea.

 

La ISR puede ser útil en pacientes para los que la intubación de secuencia rápida resultaría inevitablemente en una hipoxemia significativa porque no pueden tolerar la preoxigenación por ningún otro medio, como pacientes con delirio agitado por hipoxia, hipercapnia o una condición médica subyacente.

 

Haciendo una ISR

 

Siguiendo el algoritmo de la ISR (fig. 1), el primer paso y probablemente el más crítico es identificar al paciente que cuenta con las indicaciones para la ISR:

 

    1.       El paciente está agitado o no puede tolerar la preoxigenación vía cánula nasal, mascarilla con reservorio, mascara con válvula y bolsa o ventilación no invasiva como la presión positiva de vía aérea continua.

 

    2.     Otro procedimiento es necesario previo a la intubación, pero el paciente no lo tolerará bien (por ejemplo, colocación de tubo nasogástrico antes de intubar en un caso de sangrado GI).

 

 Figura 1. Algoritmo de Intubación de Secuencia Retrasada

Adaptado de Nickson, C. (2016). Delayed sequence intubation. LITFL. Life in the Fast Lane Medical Blog.

 

 

Si es posible, posiciona al paciente elevando la cabeza aproximadamente 30 grados con el meato auditorio sobre la escotadura yugular del esternón.  Utiliza el