Archive

Please reload

Tags

El ataque de pánico casi fatal

April 24, 2018

Por Christina Long, MD, del Depto. de Medicina de Emergencia de la Universidad de Loyola en Chicago, IL.  Publicado con permiso de EMRA (artículo original aquí).

Son las 2 AM en un atareado centro de trauma nivel 1.  La enfermera de triage trae a una paciente de 30 años y dice: "Creo que está teniendo un ataque de pánico".  El paciente te dice que sus bebés gemelos la despertaron y sintió un calambre en el lado derecho del cuello.  Luego desarrolló dolor torácico subesternal severo, constante y con radiación a la espalda.  Camino al departamento de emergencias, desarrolló entumecimiento de las extremidades superior e inferior derechas, así como nausea y emesis sin sangre.  Mientras le hablas, su dolor migra hacia el abdomen.  Al obtener más historia, ella dice que es saludable y que tuvo una histerectomía este año.  Le han dicho que tiene un soplo cardiaco.  No fuma ni usa drogas.  Su padre tiene una historia de aneurisma aórtico que no ha requerido reparación quirúrgica.  Sus signos vitales son: temperatura 36.6°C; pulso 101, PA 94/51, frecuencia respiratoria 24, SpO2 100%.  Al examinarla, parece preocupada, pálida, diaforética y está vomitando emesis clara en un recipiente.  Su examen cardiovascular revela un soplo diastólico decrescendo grado III y pulsos distales intactos.  Está neurológicamente intacta.  Su EKG muestra taquicardia sin cambios isquémicos agudos.  Los laboratorios pertinentes incluyen un panel químico normal, hemoglobina y hematocrito normales, troponina negativa y un dímero-d >6000 ng/mL.  Tú obtienes un angiograma TAC de su aorta.

 

 

 

Patofisiología

 

Aunque la disección aortica es relativamente rara, continúa siendo la forma más común y letal de los síndromes aórticos agudos.  Se reporta un rango de incidencia de 2.6 a 3.5 por 100,000 personas-año.  El evento incitante para una disección aórtica clásica involucra una desgarre de la capa íntima, seguido por sangre entrando en la capa media, formando un "lumen falso".  Desde ahí, la sangre puede propagarse anterógrada o retrógradamente, con distintas secuelas catastróficas.  Las variantes de la disección aórtica incluyen el hematoma aórtico intramural, el desgarre de la íntima sin hematoma, y la úlcera aterosclerótica penetrante.  Las tasas de mortalidad siguen siendo hasta del 30%, con una tasa de mortalidad de hasta 1% por hora luego del inicio de los sínt